Nuevos anticoagulantes orales en cirugía vascular

Escrito por 

 

Los fármacos anticoagulantes tienen una importancia vital en nuestra especialidad, ya que son la base de los tratamientos de las trombosis venosas y parte muy importante de nuestras cirugías arteriales. Hasta ahora el espectro de fármacos que podíamos utilizar…

se reducía a dos familias, la de las heparinas (fraccionadas y no fraccionadas) cuyo principal inconveniente era la ausencia de una forma farmacéutica oral y la de los dicumarínicos, que eran los únicos anticoagulantes orales con sus ventajas como la via de administración o su precio pero con muchos inconvenientes como su difícil control e interacciones frecuentes.

 

Con la llegada de una nueva familia de anticoagulantes orales se abre la posibilidad de mejora de las pautas de tratamiento para el paciente, que requieren menos controles y son menos molestas que otras al poder tomarse via oral.

 

En una interesante sesión clínica, el Dr Rojas, del Hospital Universitario La Paz de Madrid explicó las ventajas de los nuevos anticoagulantes como el Dabigatrán, el Rivaroxaban o el Apixaban, que actúan inhibiendo factores de la cascada de coagulación como la trombina, el IIa o el Xa de manera selectiva. Sus ventajas serían: inicio rápido de su acción anticoagulante, la presencia de concentraciones muy estables en plasma y una variabilidad interindividual baja que eliminan la necesidad de controles analíticos para el ajuste de dosis, una media de vida corta y menos interacciones farmacológicas que sus predecesores. En algunos ensayos una menor incidencia de hemorragias cerebrovasculares graves y en algunas series han demostrado también ser superiores al binomio heparina-sintrom.

 

Las indicaciones de uso aprobadas por ahora son la profilaxis de la enfermedad tromboembólica en cirugía ortopédica de cadera y rodilla, la profilaxis de eventos embólicos sistémicos de la fibrilación auricular no valvular (Dabigatrán y Rivaroxabán) y la prevención primaria, secundaria y tratamiento de la enfermedad tromboembólica venosa (Rivaroxabán).

 

No podemos olvidar que también tienen algunos inconvenientes como su precio más elevado, la ausencia de antídoto y la falta de experiencia en niños o mujeres embarazadas. Debemos tener precaución con los pacientes que sufren insuficiencia renal, ya que la eliminación de estos fármacos se hace fundamentalmente por esa vía, así como en la insuficiencia hepática grave.

 

Estos fármacos se están introduciendo de forma rápida avalados por las guías de tratamiento americanas (Chest 2012) e inglesa (NICE) en algunos países, mientras que en otros como Suecia mantienen sus reservas todavía. En España se recomienda no introducirlos todavía de forma generalizada sino en los subgrupos de pacientes que más se puedan beneficiar de sus ventajas, a la espera de más ensayos clínicos que avalen su efecto.

Galería de imágenes