Eco Doppler en la Arteritis de la Temporal

Escrito por  Dr. Stefanov Kiuri

  

La arteritis de la arteria temporal (AT), también conocida como arteritis de células gigantes o enfermedad de Horton, afecta a vasos de mediano y gran calibre. 

 

 

 

Predomina en pacientes mayores de 55 años (edad media de inicio de la sintomatología 70 años) y es más frecuente en mujeres (3:1). En la clínica destacan la cefalea, fiebre, anemia, aumento de la velocidad de sedimentación globular (VSG), dolor facial-claudicación mandibular y síntomas oculares (neuritis óptica isquémica) que reviste gravedad, puede desembocar en ceguera y constituye una urgencia médica. Se asocia a polimialgia reumática.

 

El diagnóstico se basa en la sospecha clínica, aumento de VSG (99% de los casos) y clásicamente la prueba gold standard es la biopsia de arteria temporal (infitrado parcheado de células mononucleares, granulomas, células gigantes y proliferación de la íntima con disrupción de lámina elástica). No hay que olvidar que la biopsia es positiva en un 80-90% de los casos, si bien la sensibilidad puede caer al 50%.

 

 

El American College of Rheumatology (ACR) propuso los criterios diagnósticos de la AT, basados en la historia clínica, examen físico, datos de laboratorio y hallazgos histológicos en la biopsia. La presencia de al menos 3 criterios se asocia al diagnóstico con una sensibilidad del 93,5% y una especificidad del 91,2%

 

La ecografía doppler color es una prueba no invasiva y poco costosa que puede ser muy útil en el estudio de la AT, completando los criterios diagnósticos y quizás en un futuro llegar a sustituir a la biopsia.

 

La secuencia de la exploración consiste en insonar con sonda lineal MF los troncos de ambas arterias temporales superficiales, así como sus ramas frontal y parietal, mediante barrido en transversal y longitunal. Como cualquier exploración eco doppler, se realiza una evaluación morfológica que busca la presencia o no de un halo perivascular hipoecoico, que implica un edema periarterial secundario a la inflamación. Además se pueden buscar irregularidades intraluminales que sugieran estenosis morfológica. A continuación se realiza estudio hemodinámico calculando VPS, VDF, ratio (significativo >2) y otros datos sugestivos de estenosis como ensanchamiento espectral y/o flujo turbulento. La oclusión completa (ausencia de flujo doppler) también es criterio de afectación.

 

La presencia de estos hallazgos tiene una sensibilidad del 69-89% y especificidad del 82-96%, según las series, para el diagnóstico de AT.

 

Para interpretar correctamente los hallazgos del eco doppler en el estudio de la AT, se debe ponderar adecuadamente la probabilidad pretest (historia clínica, exploración y datos de laboratorio). 

 

El tratamiento consiste en la administración de esteroides (prednisona), en ocasiones solo la sospecha clínica justifica su uso. Puede normalizarse la biopsia, la VSG y el estudio eco doppler.

 

Bibliografía:

- Zaragozá García JM, et al. Valor de la ecografía Doppler en el diagnóstico de la arteritis de la temporal. Med Clin (Barc).2007;129(12):451-3

- Schmidt WA. Imaging in vasculitis. Best Practice & Research Clinical Rheumatology 27 (2013) 107–118

- Karassa FB, Matsagas MI, Schmidt WA, Ioannidis JP. Diagnostic performance of ultrasonography for giant-cell arteritis: a meta-analysis. Annals of Internal Medicine 2005;142:359–69.