Nuevos Anticoagulantes en la Trombosis Venosa Profunda

Escrito por  Dra. Marin Manzano

  

 

La trombosis venosa profunda (TVP) constituye una entidad de permanente actualidad debido a su frecuencia, gravedad, y las implicaciones socioeconómicas de sus eventuales secuelas. El tratamiento actualmente más aceptado...

 

 

...de la TVP consiste en la utilización de una heparina de bajo peso molecular (HBPM) en la fase aguda de la enfermedad, seguida posteriormente de una tratamiento con HMPB o con Antagonistas de la vitamina K (AVK) encaminado a realizar una profilaxis secundaria durante un tiempo variable (normalmente entre 6-12 meses, o de forma indefinida según el riesgo de recurrencia).

 

 

Aunque las HBPM han demostrado ser eficaces y seguras, presentan diversos inconvenientes y limitaciones en la práctica clínica como son el efecto acumulativo en la insuficiencia renal, la falta de disponibilidad de un antídoto plenamente eficaz y su implicación en la trombocitopenia inducida por heparina (aunque en menor medida que la heparina no fraccionada). Por otro lado, los AVK, aunque son de administración oral, cosa que supone una ventaja indiscutible respecto a la administración parenteral de las heparinas, presentan otra serie de inconvenientes y limitaciones. Éstas limitaciones incluyen el inicio de acción lento (de 2 a 5 días), elevado grado de variabilidad intra e interindividual, poseen una ventana terapeútica muy estrecha lo cual obliga a una monitorización analítica estrecha y la teratogenicidad.

 

Recientemente se han desarollado un grupo de fármacos encaminados a paliar estas limitaciones, que han recibido el nombre genérico de “nuevos anticoagulantes orales”. Éste grupo de fármacos, que tienen como diana terapeútica el bloqueo directo del factor Xa y IIa, tiene por tanto un efecto anticoagulante con acción precoz y sin necesidad de monitorización analítica ni de superposición de tratamiento con las HBPM, con lo cual los convierte en una alternativa muy atractiva para sustituir a los AVK en el tratamiento de esta patología. Los estudios publicados hasta el momento con los nuevos anticoagulantes orales para el tratamiento de la TVP (dabigatran/PRADAXA® y rivaroxabán/XARELTO®), están enfocados tanto al tratamiento como prevención de recurrencias de esta patología, y concluyen que el perfil de eficacia y seguridad de estos fármacos es similar al tratamiento estándar, ofreciendo una simplificación en el tratamiento, que va encaminado a realizarse en un contexto ambulatorio integral.

 

 

Aunque en la actualidad, persisten todavía algunas consideraciones prácticas pendientes de resolver, como aquellas poblaciones con condiciones especiales (insuficiencia renal, insuficiencia hepatica, gestacion, oncologicos...), evaluar la adhesión a un tratamiento crónico que no precisa controles, evaluar la existencia de efectos adversos, posibles antídotos.....lo cual será motivo de futuras investigaciones.

 

 

Como conclusión, podríamos decir, que estamos en los albores de poder unificar y simplificar el tratamiento de la TVP en un contexto ambulatorio integral, gracias a este grupo de fármacos llamados nuevos anticoagulantes orales.