La importancia de una buena planificación preoperatoria

Escrito por 

  

El título de esta entrada parace una obviedad, puesto que es evidente que cualquier cirujano prepara a conciencia cada intervención quirúrgica que hace, pero en el siglo XXI, el tema es especialmente importante.

 

 

 

Me refiero a que hoy en día disponemos de muchas y valiosísimas pruebas de imagen y de tratamiento informático de ellas que nos permiten estudiar concienzudamente cada caso y no dejar espacio apenas a la improvisación. La expresión “abrir y actuar en consecuencia” que empleaban los cirujanos clásicos deja paso a una variante actualizada “abrir, comprobar y seguir el plan previsto”. No hacer uso de esta tecnología se puede considerar una mala práctica, ya que es evidente que el paciente recibe una mejor atención sanitaria si su caso se mide al milímetro o incluso se completa antes de que realmente se produzca la intervención.  Y es que las herramientas informáticas han derivado en simuladores de intervenciones que permiten reproducir y anticipar problemas quirúrgicos incluso antes de que sucedan.

 

 

Los tratamientos mínimamente invasivos de la patología arterial mediante técnicas endovasculares son especialmente sensibles a la tecnología. Una adecuada planificación limita el material que es necesario preparar, la dosis de contraste y de radiación que recibe el paciente y por qué no, el gasto sanitario. Es increíble la información que podemos extraer de un TAC con contraste de cara a

preparar una intervención de este tipo.

 

 

En esta linea de innovación tecnológica la compañía Medtronic, que se caracteriza por ser un proveedor de material médico de última generación colabora con los cirujanos vasculares facilitándole todo tipo de medidas y consejos sobre el uso de los dispositivos que venden. Para planificar la colocación de una endoprótesis recomiendadn el uso de un sofware llamado 3mensio, que permite reconstruir volúmenes a partir de las imágenes de un TAC de alta definición. Este software permite realizar medidas de gran precisión de longitudes, diámetros o ángulos. Como se puede apreciar en la imagen que compara la previa con la intraoperatoria el parecido es asombroso. Esto permitió, en este caso, realizar un procedimeinto largo en mucho menso tiempo (y por ende con menos dosis anestésica), con menos uso de contraste yodado (que daña el riñón) y mucha menos dosis de radiación.

 

 

Nosotros tratamos de utilizar los simuladores de intervenciones endovasculares con los datos de nuestros propios pacientes, para intervenirlos antes de hacerlo realmente y dar solución a los problemas que pueden anticiparse.

 

 

Una vez más, la innovación y la tecnología se dan la mano para hacer una cirugía vascular y endovascular moderna y con los mejores resultados posibles.