La crioesclerosis es una  técnica muy adecuada para el tratamiento de las pequeñas varices que afean estéticamente las piernas y que reciben nombres tan variados como: "varículas", "arañas vasculares", "telangiectasias" o "microvarices".

 

 

La escleroterapia persigue la eliminación de las varices reticulares, colaterales y telangiectasias en la propia consulta médica, sin pasar el quirófano.