Cuando pensábamos que ya habíamos llegado al mejor tratamiento posible de las varices tronculares, esas que surgen por incompetencia de las famosas venas safenas, con los endoláseres y la radiofrecuencia la industria y la investigación biomédica nos sorprende con dos nuevas tecnologías.

 

En el último número del Journal of Vascular Surgery, podemos encontrar el resumen de un trabajo realizado en Holanda para comparar los resultados de la Cirugía Abierta, mediante ligadura, sin extracción, de la unión de la vena safena externa (LSP) y la poplítea frente a la Ablación por Laser Endovenoso (ALEV) de la misma.

 

 

Thomas Proebstle (Universidad de Heidelberg, Alemania), reconocido experto mundial en este tipo de tratamiento de las varices, presentó en el 26º congreso anual de la American College of Phlebology los resultados a cinco años del Closure Fast Study.

  

El tiempo que debe durar la terapia compresiva (medias) tras la cirugía de varices es una cuestión que con gran frecuencia se le plantea al cirujano vascular antes y después de las intervenciones de varices.

 

La primera referencia de la aplicación del láser endoluminal para tratar las varices corresponde al español C. Bonet Salat[i]. Desde su aprobación por parte de la FDA en 2001, el uso de esta tecnología a crecido exponencialmente en el mundo. Se han producido muchos avances y cambios en su diseño inicial como técnica, que han conducido a unos resultados actuales francamente buenos y que han cambiado el paradigma de tratamiento del síndrome varicoso.